• Enlazo

Séptimo encuentro del Curso La dirección de la cura


“Conocer su síntoma quiere decir saber hacer con, saber desembrollarlo, manipularlo. (…) Saber hacer allí con su síntoma, ese es el final del análisis.

J. Lacan, Seminario XXIV



​Finales de análisis (II). La identificación al síntoma.


Vamos a trabajar en esta séptima reunión la segunda parte de los finales de análisis, pero en vez de dejarnos llevar por ese nombre demasiado conclusivo, vamos a apostar por la idea de una apertura, rescatando las nuevas posibilidades que nos puede brindar el tratamiento clínico. Nos centraremos principalmente en la última aportación de Lacan, su segunda versión del final de análisis, conocida como la identificación al síntoma. Aparentemente se nos ofrece como un reverso de la versión anterior, el atravesamiento del fantasma, porque allí donde esta se acompañaba de una destitución subjetiva, de un desmontaje identificatorio, la identificación al síntoma viene a aportar un elemento de construcción subjetiva, pero de índole completamente distinta, por la vía de un tipo muy diferente de identificación, una no imaginaria, que en vez de despistar el goce del sujeto lo recoge para edificar sobre él una nueva nominación.


Recordemos que con el atravesamiento del fantasma Lacan respondía al impasse freudiano de la roca de la castración, esto es, a la imposibilidad que enfrenta el sujeto, tanto masculino como femenino, para salir de la lectura fálica que sostiene su posición sintomática, anclada en la problemática de tener o no tener el falo. El repudio universal a la feminidad plasmaría el rechazo por ambos sexos a una carencia fálica, una negativa a ceder un goce en el que sostenemos nuestro ser. Como vimos, Lacan introduce una lectura estructural que permite desplazar la problemática del tener hacia el ser, hacia ser el falo del Otro, que se produce cuando el sujeto se identifica a aquello que vendría a tapar la falta del Otro. Este encuentro con el goce del Otro es sin duda el momento clave, y el atractivo de la posición fálica proviene de esto. El sujeto articula su goce en respuesta al goce del Otro (qué quiere de mí). A esa construcción la llamamos fantasma, la pantalla con la que leerá el mundo. Lacan llega a afirmar que el fantasma es su alma, lo intangible que filtra toda realidad estructurando su posición de goce y de deseo.


Vimos también en qué consistiría el atravesamiento de esta posición de goce articulada al Otro. Dijimos que implicaba en términos freudianos una castración, o más bien, una serie continua e ilimitada de castraciones en un constante ceder de su posición de goce. Hacer la travesía del fantasma tiene por consecuencia un trabajo de desasimiento del Otro como referencia, un ir deconstruyendo esa articulación de goce edificada originalmente con él. No hay posibilidad de hacer esta travesía sin soltar, al menos en parte, la mano del Otro, sin desligar del Otro lo que es un goce propio. Un complejo camino que se enfrenta a la enorme pregnancia imaginaria que tiene lo fálico para el sujeto y que tanto dificulta salir del esquema de la castración.


Pero si la travesía del fantasma es un continuo desprenderse del Otro, ¿qué ocurre después con el goce del sujeto, al menos de la parte que pueda desligarse del Otro? ¿Desaparece? ¿Se transmuta en otra cosa?...

MATRÍCULA

La matrícula del curso completo será de 120 euros, abonados al inicio del mismo.

Una vez iniciado el curso, los interesados en asistir a clases sueltas también podrán hacerlo, abonando 20 euros por clase.

No obstante, dada la extensión y linealidad del programa, recomendamos una asistencia continuada.​

INSCRIPCIÓN

Para inscribirse en el curso 2021-2022 La dirección de la cura basta con dejar tus datos en el formulario del final de la página de este enlace curso-2021-2022, y te contestaremos lo antes posible con toda la información actualizada.

Para expresar alguna duda o comentario también puedes enviarnos un correo a enlazo-psi@hotmail.com

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo