• Enlazo

Quinto encuentro del Curso Los Fundamentos del Psicoanálisis en la Clínica Actual

Continuaremos nuestro curso el miércoles 11 de marzo con una primera reunión del ciclo dedicado a la fobia, donde trabajaremos, a la luz de la clínica actual, el caso Juanito, el Análisis de la fobia de un niño de 5 años, escrito por Freud en 1909, sobre la cura indirecta que se llevó a cabo el año anterior.

Como hicimos con los anteriores historiales clínicos de Freud, además de hacer un repaso del caso tal como Freud lo desarrolla, lo analizaremos desde una perspectiva actual, acercándolo a la clínica de la fobia de hoy en día. La fobia ocupa dentro del ámbito de las neurosis un lugar muy especial. Veremos cuál es su problemática relación con la angustia y la función que cumple su síntoma, señalando el territorio inabordable para el sujeto. Para ello, la distinción entre el padre imaginario, simbólico y real nos dará algunas de sus claves.


Lacan decía que la fobia era una plataforma giratoria entre la perversión y las neurosis, que una vez atravesada conduce al desarrollo de una neurosis obsesiva o bien una histeria. Se entiende entonces el momento previo a la fobia como una posición perversa del niño en relación a la madre, estando ubicado como objeto que colma. Es lo que a grandes líneas expresaría el primer tiempo del Edipo, el momento de satisfacción en ese engaño imaginario de poder colmar el deseo de la madre. La fobia advendría ante la dificultad de la entrada en el segundo tiempo, dominado por la acción del padre imaginario, la figura que se representa el niño como castrador de su goce. No podría acceder por tanto a la pacificación que supone el tercer tiempo cuando, tras la renuncia impuesta por la imposibilidad de superar de otra manera la angustia de castración, se identifica con el padre real, bajo la promesa imaginaria de acceder en el futuro a sus privilegios de goce.


Lo que estructuralmente provoca la irrupción de la fobia es un cierto fracaso en el ordenamiento que implica la acción del padre simbólico. Este ordenamiento es, en definitiva, un saber hacer con el goce, a través de la necesidad de una regulación. A esto se refiere la llamada metáfora paterna, que es la operación que va a ofrecer un símbolo (el falo simbólico) para tratar el goce. Cuando este símbolo se constituye, el individuo lo hace operar construyendo sus avatares pulsionales a través de un relato mítico (su versión edípica, entendida en sentido amplio). Este relato nombra deseos y goces, incluyendo como figura de la renuncia la angustia de castración (que indica que el padre imaginario, “castrador”, está operante).


La fobia viene entonces al lugar de esta carencia como una suplencia que fuerza la renuncia al goce por otra vía que la angustia de castración. El objeto fóbico viene a ser una representación del goce, placentero hasta entonces, devenido ahora insoportable.


Más información y matrícula: https://www.enlazo-psi.com/curso-2019-2020

​© 2019 Enlazo

Consulta de psicología y psicoanálisis

Pasamos consulta en Madrid

Zona centro: metro Gran Vía

Zona noreste: metro Canillas

  • Facebook
  • Twitter
  • Icono social LinkedIn
  • Google+
  • Instagram