• Enlazo

Curso La construcción de un caso 2022-2023

Actualizado: 20 sept


En el discurso analítico ustedes suponen que el sujeto del inconsciente sabe leer. Y no es otra cosa todo ese asunto del inconsciente. No sólo suponen que sabe leer, suponen también que puede aprender a leer. Pero sucede que lo que le enseñan a leer no tiene entonces nada que ver, y en ningún caso, con lo que ustedes de ello pueden escribir.

J. Lacan, Seminario XX



PRESENTACIÓN

El curso de Enlazo de este año lectivo 2022-23 constará de 8 reuniones online, un miércoles al mes, de octubre a mayo, de 19 a 21 horas.

Cada una de las reuniones estará estructurada en dos partes, enlazadas entre sí. La primera estará dedicada a la escritura de un caso clínico, bien sea a través del estudio y debate de un caso ya construido, bien sea a través de la elaboración de un caso particular de la clínica de alguno de los participantes. En la segunda parte se buscará plasmar la articulación teórica que se derivaría de lo tratado, y cómo podría dialogar con las formulaciones que manejamos habitualmente. Utilizaremos estas construcciones que tiene el analista a mano, el andamiaje teórico propiamente dicho, en la misma línea que el caso clínico, para abrir la cuestión y facilitar una escritura del caso.

Entendemos este abrir la cuestión en conexión con lo que define la escucha analítica. Para que una escucha pueda darse debe poder prescindir, en la medida de lo posible, de lo que la obtura. Con frecuencia, cierto modo de relación con el saber que vela el encuentro con lo real. Esta detección es fundamental para limitar la implicación subjetiva. Aquí, siguen siendo válidas las críticas que hiciera Lacan a las posiciones de los posfreudianos, que tomamos como guía, pero para aplicarlas a nosotros mismos, al modo en que la fantasmática propia nos puede dificultar primero la escucha, y después la escritura del caso.

Desplegamos a continuación los puntos a desarrollar este año:

1.- ¿Qué significa abrir la escucha al inconsciente? ¿Cómo se limpia la escucha?

El lugar de partida no puede ser otro que el del no saber. Este reconocimiento inicial no es otra cosa que la castración que va a permitir al analista encarnar el lugar ético, no subjetivo, del deseo. En el ejercicio clínico será la posición del analista en el lugar del objeto, que tendrá en la escritura del caso un equivalente, una distancia necesaria respecto a lo subjetivo, asumiendo nuestro no saber frente al caso y preguntándonos a partir de él.

2.- ¿Qué se escucha? ¿Qué lee un analista?

El analista lee la escritura que refleja el encuentro con lo real, lee el síntoma. Hace la lectura del encuentro que ha provocado un acontecimiento, del que el sujeto es el efecto. El sujeto ha surgido de una afectación que se va a mostrar en un modo particular de enlace entre los registros real, simbólico e imaginario.

3.- Las tres construcciones

Las construcciones a las que nos referimos son, en realidad, tres: primero, la del sujeto, sea la de su síntoma, la de su inconsciente o la de su sinthome, todas ellas son escrituras de su encuentro con lo real; después tenemos la construcción que hace el analista en la cura, que es la escritura que elabora del laberinto del inconsciente del paciente, y que le sirve de base para hacer sus intervenciones; finalmente, la que escribe el analista sobre el desarrollo de la cura o sobre un aspecto particular de la misma, sea para uso propio o para el intercambio con colegas.

4.- ¿Qué se escribe? ¿A qué llamamos escritura? ¿Qué hacemos con ella?

Se escribe la fórmula del laberinto del inconsciente, el rasgo que organiza su construcción. Es como la firma del arquitecto, en cuyo trazo hubiera quedado inscrito su problemática de goce. El analista responde a esta escritura con otra, que sitúa la del paciente para salir de ella. Pero no es lo mismo aquello que el analista interpreta sobre la construcción del paciente, que lo que el analista construye. Una diferenciación señalada ya por Freud, que le sirvió a Lacan para introducir otro modo de intervención. De la construcción que hacemos, qué trasladamos o no al paciente, y por qué.

5.- ¿A qué lugar viene lo que se escribe?

Lo escrito por el sujeto viene al lugar donde no hay escritura. La escritura del síntoma viene al lugar donde no puede haberla. El síntoma, así como el inconsciente, crea una relación (sexual) donde no la hay. El síntoma hace posible un goce en el lugar donde no puede haberlo.

6.- ¿Qué orienta la escritura del caso?

Lo que nos orienta es siempre el encuentro con lo real, que se va a mostrar en el montaje del síntoma, en su evolución en el tratamiento, y en la posibilidad de un desmontaje del mismo. Desmontaje entendido desde su propia imposibilidad, que pasa por hacerse cargo de su autoría. El análisis promueve la vuelta al lugar de la creación, la que se hizo del síntoma negando la imposibilidad de la relación sexual, para movilizar una respuesta menos engañosa para cada sujeto, es decir, que deje menos en la estacada el deseo.

7.- ¿Cómo leer lo que se escribe en el analizante?

Entendiendo que el síntoma es la escritura de goce del sujeto, donde ha quedado fijada su posición fantasmática, se trata de hacer una lectura única para cada analizante, hacer una la lectura que no sólo dé cuenta de su escritura particular, sino que responda a ella. La lectura del analista es la escritura desde la que interviene.

8.- La escritura de un caso

La escritura de un caso es tercera con respecto a las dos anteriores. En vez de estar destinada a orientarse en el tratamiento y en las intervenciones, está supeditada a problematizar la comprensión teórica del caso en el debate entre colegas. Para ello, despliega la problemática del encuentro con lo real, con sus éxitos y fracasos, antes y durante la situación de transferencia analítica, cara a poder ofrecer una respuesta o un acompañamiento al enigma de las posibilidades actuales del sujeto.

Tomamos esta división de puntos a tratar a modo de guía para organizar temáticamente el curso, más allá de que en la práctica fueran a ser tratados en ese orden. En realidad, de una u otra forma todos ellos serán tratados en cada reunión.

Por último, procuraremos hacerlo de una manera más participativa que el año pasado, recogiendo y trabajando las dudas y las dificultades que todos tenemos. La escritura de un caso es algo que puede ser imposible si lo consideramos en términos absolutos. Hagamos, por tanto, de ese la escritura del caso, una escritura, una escritura posible del caso clínico, aquella que muestre el encuentro con el agujero y el recorrido que escribió el sujeto a su alrededor.

PROGRAMA (8 CLASES)

El curso 2022-2023 se desarrollará de octubre a mayo, en ocho reuniones con una periodicidad mensual y con una duración de cada encuentro de dos horas. Las reuniones serán ONLINE, un miércoles de cada mes, de 19 a 21 horas. La preferencia será el segundo miércoles del mes, salvo que coincida en festivo. El curso tendrá por tanto un total de dieciséis horas lectivas, al término del cual se anunciará el programa del curso siguiente.

MATRÍCULA

La matrícula del curso completo será de 120 euros, abonados al inicio del mismo.

Una vez iniciado el curso, los interesados en asistir a clases sueltas también podrán hacerlo, abonando 20 euros por clase.

No obstante, dada la extensión y linealidad del programa, recomendamos una asistencia continuada.​

INSCRIPCIÓN

Para inscribirse en el curso 2022-2023 La construcción de un caso basta con dejar tus datos en el formulario del final de la página de este enlace curso-2022-2023, y te contestaremos lo antes posible con toda la información actualizada.

Para expresar alguna duda o comentario también puedes enviarnos un correo a enlazo-psi@hotmail.com

182 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo